Palabra Del Día

Salmos 91:10

No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.

Las promesas de Dios son si y amén.

Nosotros tenemos derechos y si una ley en la tierra es tan poderosa que puede salvar una persona de ir a la cárcel;

Cómo la ley y las promesas de Dios no pueden hacerlo?

Podemos decir yo tengo el derecho de cruzar una calle en cada esquina, pero no puedo cruzar la calle en medio bloque.

Hay leyes que protegen a las personas aunque cometan errores y son tan poderosas que deciden si van o no a la cárcel.

Las promesas de Dios son más fuertes, son si y amén.

Tenemos el derecho de ir delante de Dios y decirle: Señor Tú dijiste en tu palabra que esas plagas no pueden dañar mi casa, no pueden afectarme, no pueden tocarme.

Esto viene por tener fe y por saber que la ley de Dios es tu vida, es tu todo.

Si tenemos esa clase de fe creyendo que la ley de la luz roja donde todos los carros se paran y nosotros obedecemos, lo mismo o más debe de ser con la palabra de Dios, porque su ley es que estamos sanos, salvos y las plagas no pueden venir a nosotros por la gracia de Dios.

Amén. 

IMG_1319.JPG